ThermoNox®

Resumen

Todos los estadios evolutivos de los insectos mueren por coagulación proteica y enzimática. 100 % respetuoso con el medio ambiente. Se consigue la eliminación de las plagas por un proceso térmico. 100 % efectivo.

La efectividad de los tratamientos térmicos radica en el hecho de que las enzimas animales se desnaturalizan por encima de los 42º C. Esto ocasiona la parada de los procesos metabólicos y la biosíntesis y el individuo muere. Los resultados recientemente publicados por la agencia medioambiental federal de Berlín de ensayos de laboratorio muestran los siguientes resultados:

“Una exposición de 30 minutos a 45º C o de 10 minutos a 50º C es suficiente para eliminar todos los estadios evolutivos de los insectos”.

Especialmente diseñado para controlar plagas de los productos almacenados y de chinches de las camas. Un sólo tratamiento es suficiente.

Durante el tratamiento se identifican fácilmente los espacios donde las plagas están refugiadas. Esto permite la creación de protocolos de higienización más efectivos.

No hay exposición a productos químicos.

Gracias a la facilidad para conseguir una buena circulación de aire, es una alternativa económica a otras estrategias de control. Los insectos no pueden desarrollar ningún tipo de resistencia al calor, a diferencia de lo que ocurre con otras estrategias de control (química tradicional o gases fumigantes). Las zonas tratadas se pueden inspeccionar durante el tratamiento.

1. Todos los insectos mueren por coagulación proteica y enzimática.

2. Tecnología 100% respetuosa con el medio ambiente. Control de plagas por medio del calor, 100% efectivo.

3. Especialmente diseñado para controlar plagas de insectos de los productos almacenados y de chinches de las camas. Un sólo tratamiento es suficiente.

4. Durante el tratamiento, se detectan fácilmente las zonas donde los insectos se refugian. Esto permite la creación de programas de higienización más efectivos.

Tratamiento

100% efectivo, 100 % respetuoso con el medioambiente

No sólo el humano sino también muchas especies de insectos usan el grano (las semillas), sus productos derivados y los cereales como fuente fundamental de alimento. Algunos de estos insectos son los gorgojos (Sitophilus spp), las polillas de las harinas (Ephestia spp, Plodia spp), los escarabajos de la harina (Tribolium spp).

Los insectos proliferan a temperaturas de entre 15 y 35º C, pero a temperaturas superiores a los + 45º C todos los estadios evolutivos de los insectos (incluyendo los huevos) mueren en poco tiempo. Los insectos no pueden reducir su temperatura corporal usando la transpiración o la respiración. Cuando se ven expuestos a estas temperaturas, los insectos mueren por la coagulación de las proteínas de sus cuerpo.

Desde la antigüedad, el calor se ha utilizado para controlar plagas. Algunos nuevos sistemas de generar calor se han desarrollado en los últimos años, normalmente creando altas temperaturas en áreas exteriores e introduciendo el calor en los edificios mediante conductos especiales. Este sistema presenta muchos inconvenientes ya que es difícil asegurar que todas las zonas del interior del edificio se expongan a la temperatura deseada (esto sólo lo pueden conseguir aumentando la temperatura del aire, pero puede ser peligroso para equipos electrónicos, por ejemplo).

ThermoNox® se basa en una técnica de calentamiento del aire que rodea a la zona que queremos tratar dentro del edificio y sin necesidad de alcanzar temperaturas muy altas para eliminar cualquier tipo de plaga. Los calefactores ThermoNox® crean una circulación de aire en el interior de la zona donde se realiza el tratamiento que asegura un menor consumo eléctrico.

Durante el tratamiento la temperatura se controla de forma directa. Monitorizamos todos y cada uno de los calefactores usados y podemos controlar automáticamente la temperatura del flujo de aire, por ello se consigue un ahorro energético y a la vez se eliminan las plagas sin necesidad de someter a la zona tratada a temperaturas muy elevadas. Usamos los calefactores de forma que nos aseguramos de que se consigue la temperatura adecuada. Al usar diferentes calefactores podemos tratar todas las zonas incluyendo pequeñas grietas, recovecos o agujeros que podrían ofrecer refugio a los insectos.&nbsp

Cada calefactor se ha diseñado de forma que el flujo de aire se transfiere directamente sobre el suelo. Esta es una gran ventaja porque los insectos que estén refugiados en el interior de maquinaria, uniones de conductos, zonas de paso de cables eléctricos, etc., tratarán de escapar hacia el suelo huyendo del calor. Pero no conseguirán escapar al eliminarse, también, en el suelo.

Cómo

Tan sólo necesitamos calentar el aire de la habitación o sala a tratar. Por ello el consumo de electricidad es muy bajo si lo comparamos con otros métodos de tratamiento térmico. Al usar diferentes calefactores, somos capaces de detectar los puntos o zonas frías y dirigir el calor hacia ellas. No existe ningún lugar donde los insectos puedan esconderse.

El tratamiento térmico consiste en:

  • Fase de calentamiento. Los insectos se desarrollan y reproducen a temperaturas entre + 15º C y  + 35º C. A temperaturas en torno a los 45º C podemos eliminar todos los estadios evolutivos de los insectos, incluyendo larvas y huevos, en tan sólo unas pocas horas, por coagulación enzimática y proteica. Comenzamos calentando lentamente el aire hasta alcanzar una temperatura de entre 50 y 60º C. De esta forma evitamos dañar maquinaria, estructuras, etc., que pueda haber en la zona tratada. Al usar calefactores móviles aseguramos una correcta distribución de la temperatura.
  • Fase de mantenimiento. Una vez hemos alcanzado la temperatura deseada (50º – 60º C) la mantendremos durante 10 – 40 horas. Esto permite asegurar que incluso el hueco o la grieta más pequeña son tratadas. Podemos controlar fácilmente la temperatura usando pistolas para láser la medición de temperatura. Cuando detectamos puntos fríos, sencillamente re-direccionamos el flujo de aire al mover los calefactores. De esta forma podemos asegurar que alcanzamos la temperatura deseada incluso en zonas aisladas por mobiliario o maquinaria.
  • Fase de enfriamiento. Una vez el tratamiento ha finalizado, los calefactores se desconectan y el aire, el mobiliario, la maquinaria, la estructura, etc.,  recuperan lentamente su temperatura habitual. De esta forma evitamos producir daños que podrían producirse si se produjera un rápido cambio de temperatura en el interior del área tratada.

Eficacia

Las ventajas de usar ThermoNox® incluyen:

  1. Estrategia de control de plagas totalmente no tóxica.
  2. Alternativa económica al mover de forma eficiente el aire por la zona tratada.
  3. No hay ninguna necesidad de desmontar maquinaria, equipos, equipamientos de transporte. Tan sólo deben estar vacíos.
  4. No existe residuo de ningún tipo cuando el tratamiento ha finalizado.
  5. Al poder acceder a las áreas tratadas mientras el tratamiento se está realizando, podemos identificar las zonas donde los insectos se refugian y la existencia de grietas en zonas de difícil acceso. Esto puede ayudar a establecer  unos protocolos de limpieza y mantenimiento más precisos.
  6. No es necesario solicitar ningún tipo de autorización oficial previa para realizar este tipo de tratamiento.
  7. Los insectos NO pueden desarrollar resistencias a los tratamientos térmicos.
  8. Todos los estadios evolutivos de los insectos, huevo, larva, pupa y adultos, morirán por coagulación enzimática y proteica.
  9. El tratamiento ThermoNox® se realiza en espacios cerrados por lo que no hay necesidad de colocar señales o carteles en el exterior, alertando de que se están realizando tratamientos térmicos.
  10. Cualquier persona puede entrar y moverse mientras se realiza el tratamiento. No es necesario utilizar ningún tipo de ropa o equipos especiales.
  11. Nuestros clientes normalmente usan como publicidad positiva el hecho de que están controlando plagas con sistemas totalmente no tóxicos.

Para más detalles sobre ThermoNox®.

ThermoNox Silo

ThermoNox Silo









Los Silos como los que contienen harinas son áreas donde pueden generarse diversas plagas:

  • Insectos que constituyen plagas propias de los productos almacenados
  • Mohos y Levaduras (debido a la condensación que se produce en el interior de los Silos)
  • Ácaros (asociados generalmente a la existencia de humedades)

El tratamiento térmico por medio de aire caliente en movimiento en el interior de los Silos permite:

  • Eliminación de insectos que constituyen plagas propias de productos almacenados
  • Eliminación de ácaros
  • Eliminación de hongos, mohos y levaduras
  • Disminución drástica de bacterias en las áreas tratadas

El sistema ThermoNoxSilo permite la eliminación de insectos, ácaros y mohos de forma totalmente segura, estando acreditado como maquinaria apta para uso en zonas consideradas ATEX 21, como los silos. Actualmente es el único sistema en el mundo autorizado para tratar térmicamente zonas explosivas como los interiores de muchos Silos, como aquellos que contienen granos y harinas.

Una consecuencia lógica de la disminución de la humedad producida por el uso de aire caliente en movimiento es que las costras de harina u otros productos que se forman en el interior de los Silos se secarán. Una vez secas se desprenderán de las paredes cayendo a su base arrastrando mohos, ácaros e insectos que pudiera haber entre la costra y la pared del Silo. Una vez finalizado el tratamiento, simplemente deberán retirar la harina o el grano caídos de la base del Silo. Podemos considerar, pues, que el Silo, una vez finalizado el tratamiento estará libre de costras y limpio por dentro. En cualquier caso, si se desea realizar una posterior limpieza del interior del Silo, esta será mucho más sencilla al no haber restos enganchados en las paredes.

Descripción del sistema

A lo largo del tiempo se han utilizado diversas formas de tratamientos por calor. Hasta que el sistema Thermonox® fue desarrollado la mayor parte de los equipo utilizaban calefactores a base de gas o derivados del petróleo que se instalaban en el exterior de los edificios que debían tratarse. El aire caliente se introducía en el interior del edificio a través de conductos temporales o permanentes.

Por ello, la temperatura a la que el aire debe ser dirigido al interior del espacio a tratar ha de ser significativamente superior a los 50º C para asegurar que se llega a las temperaturas letales para los insectos en todos los puntos y partes del área a tratar. Aportar aire a elevada temperatura es peligroso y puede causar daños por sobre-exposición al calor de algunos equipos especialmente sensibles. El control de la temperatura es difícil porque el aporte de aire caliente que provenga de una sola fuente exterior ha de distribuirse a diversos espacios del área a tratar y cada una de estas partes podrá responder de forma diferente. Otra desventaja de este método es que el aire caliente tiende a ir directamente al techo del edificio o del silo. Pero el aire debería dirigirse directamente al suelo que es donde más se necesita.

El consumo de energía es muy importante porque el aire se ha de calentar desde el exterior, desde la temperatura que hay en el exterior hasta una temperatura superior a la del tratamiento antes de poder introducirlo dentro del edificio a tratar.

Por el contrario el sistema Thermonox® se basa en el principio de que tan solo se ha de calentar el aire que encontramos dentro de un edificio y que no se necesita llegar a muy altas temperaturas para eliminar una plaga. Los calefactores provocan la circulación de flujos de aire al interior del área a tratar lo que permite que el consumo de energía sea más bajo.

Durante un tratamiento con el sistema Thermonox® la temperatura se controla directamente. Cada calefactor monitorea y controla de forma automática la temperatura del flujo de aire que emite y, en consecuencia, la del suelo/área/sector que trata, por lo que un tratamiento con el sistema Thermonox® puede trabajar con temperaturas más bajas y menor consumo de energía. Esto es muy importante en el caso de zonas donde se utilizan componentes eléctricos sensibles o cajas de control electrónicas.

Descripción Técnica

Los calefactores ThermoNoxSilo® están equipados con un ventilador axial de 0,75 kW, tres calefactores de 6 KW cada uno para un total de 18 KW / unidad. Cada calentador lleva un control termostático así como hay un regulador general de seguridad. El aporte de electricidad trifásica (380-400 Volts) se realiza mediante un cable de gran longitud para adaptarnos a cualquier circunstancia y medida de los silos. El panel de control estará siempre colocado fuera del silo e irá unido a la unidad calefactora por un cable ATEX 21.

Las dimensiones del calefactor están diseñadas para que pueda entrar por cualquier boca de hombre de cualquier silo (40 cms x 40 cms x 70 cms). El calefactor está fabricado en aluminio puro (97%) y cobre (3%). El consumo energético es 18.75 kW (18 kW para calentar, 0,75 kW para el ventilador). El peso del calefactor incluyendo el peso del cable es de 80 kg.

Funcionamiento

Un ventilador axial aspira el aire y lo envía por los elementos utilizados para calentar el aire. El aire caliente sale por el extremo opuesto de la unidad pero la propia unidad emite calor cuando está en funcionamiento. Debido al hecho que tan solo necesitamos calentar el aire que hay dentro del Silo la eficiencia térmica se optimiza y el consumo de energía es el menor posible.

La temperatura del aire en circulación se controla mediante los termostatos integrados. Cuando la temperatura del Silo alcanza aproximadamente los 58º C el termostato inhibe los elementos utilizados para calentar el aire. Cuando la temperatura baja los elementos utilizados para calentar se vuelven a poner en funcionamiento para mantener la temperatura máxima entorno a los 58º C. En caso de mal funcionamiento – cuando la temperatura del aire sobrepasa los 58º C, el control de seguridad se activa e impide el aporte de energía al calefactor. De esta forma la temperatura mayor que se podría alcanzar son 60 – 62º C.

ThermoNoxSilo incluye un sistema de grúa y poleas para poder introducir una o dos unidades en el interior del Silo y, sin necesidad de abrir el Silo, poder girar las unidades para distribuir el aire caliente. Por ello es posible introducir aire ya caliente directamente a grandes equipos que tienen una baja conductividad térmica. Al iniciar el tratamiento se introduce la máquina ThermoNoxSilo y los sensores de temperatura. Para ello usaremos una grúa especial que nos permitirá mover y voltear la unidad sin necesidad de abrir el Silo. En el caso de Silos más grandes la misma grúa permite usar dos máquinas a la vez. Los sensores de temperatura, situados en el exterior del Silo, nos irán dando información sobre la temperatura interior.

Se comenzará inyectando el aire hacia la base del Silo para asegurarnos de que todo lo que caiga de cualquier parte del Silo lo haga sobre una superficie ya caliente y, por lo tanto, letal para insectos y ácaros. Cuando la parte inferior del Silo esté ya a la temperatura deseada, se podrá voltear la unidad para, en este caso, inyectar el aire ya caliente hacia la parte superior del Silo. De esta forma, se conseguirá que todo el interior del Silo esté a una temperatura letal para ácaros e insectos.

Ventajas del uso del sistema ThermonoxSilo®

Como mínimo podemos mencionar una docena de ventajas que le puede aportar el sistema ThermonoxSilo®:
1. Sistema de control de plagas totalmente no tóxico.
2. Alternativa de bajo coste gracias a la recirculación del aire.
3. No hace falta limpiar a fondo los Silos, tan solo han de vaciarse.
4. No queda ningún residuo en el Silo ni en el producto almacenado.
5. Los sensores que se colocarán en el interior del Silo permitirán monitorizar en todo momento la temperatura en todo su interior.
6. No se necesita ningún tipo de autorización oficial
7. Los insectos no desarrollan ningún tipo de resistencia.
8. Se eliminarán, también, los huevos de los insectos.
9. Se eliminarán también hongos y ácaros.
10. El sistema ThermonoxSilo® es totalmente interior, no hace falta colocar señales exteriores de advertencia (por el uso de productos nocivos o tóxicos).
11. Durante el tratamiento grumos y costras de harinas o similares caerán de las paredes donde están fijados quedando, así, el interior del Silo limpio.
12. Puede hacer publicidad sobre el hecho de que está utilizando una alternativa de control no tóxica.


Comments are closed.


©Depec 2016

934050140