Que no te cojan desprevenido

Las pulgas han cambiado la historia. Se han atribuido más muertes humanas a la acción de las pulgas que a todas las guerras jamás habidas. Como portadoras de la peste bubónica, las pulgas fueron las responsables de la muerte de 1/3 de la población europea en el siglo XIV.

John Schulz, director de control de calidad de Marriot International, tenía un punto sobre el que discutir el pasado Noviembre en una de las mayores convenciones de la industria hotelera, algo que hace que las personas sientan escalofríos.

En la Feria Internacional de Hoteles/Moteles y Restaurantes que tuvo lugar en Nueva Cork, el Sr. Schulz habló en un simposio llamado “Paremos la extensión del problema de los chinches de cama”. El panfleto que anunciaba el simposio prometía una discusión sobre “el por qué del resurgimiento de estas plagas”.

El Sr. Schulz declinó comentar al hacer su presentación y Marriot indicó que la cadena no tenía problemas de chinches de cama. Pero las personas que trabajan en la industria hotelera se están dando cuenta que están empezando a ser anfitriones de estos desagradables huéspedes. Durante los últimos años Cimex lenticularis – el chinche de la cama común – está volviendo, a pequeños pero alarmantes pasos, en parte por la razón de que algunos de los insecticidas usados para su control en el pasado, han sido prohibidos.

Los Hoteles son particularmente vulnerables a infestaciones provocadas por los chinches de cama porque estos chinches viajan en las maletas y entre la ropa y porque los hoteles tienen siempre gente diferente durmiendo en sus habitaciones.

Un estudio realizado por compañías de control de plagas en el año 2004 y esponsorizado por la revista Pest Control Technology, demostró que los hoteles tenían la mayor cantidad de infestaciones provocadas por chinches de cama. Las personas que participaron en el estudio indicaron que el 37% de las llamadas reclamando por presencia de chinches de cama eran Hoteles y Moteles. El año anterior la proporción era algo inferior, el 31%, lo que implica un incremento importante en el número de plagas de chinches de cama detectadas en hoteles y moteles.

Los chinches de cama anidan en o cerca de colchones y se alimentan por la noche de la sangre de las personas mientras estas duermen. Pueden provocar grandes ronchas rojizas y un considerable ansiedad a las personas a las que pican. Es casi imposible eliminar estos chinches si no se tratan las sábanas, mantas, colchas, el mobiliario, etc., con potentes insecticidas (tirar todo a la basura también funciona). La buena noticia es que los chinches de cama no parecen transmitir enfermedades.

Esta vuelta de los chinches de cama empieza a ser un problema tanto legal como de relaciones públicas para los hoteles. Hace pocas semanas una pareja de Florida dijeron que habían sido mordidos por un chinche de cama en un Crucero organizado por Royal Caribbean International que partió de Fort Lauderdale, Florida, según nos indicó su abogado Ferry M. Rosenblum.

Royal Caribbean indicó que había devuelto 2800 $ a los afectados por el crucero, pagó los hoteles en Puerto Rico y pagó el viaje de vuelta a casa de la pareja. En una declaración oficial la empresa dijo “Nuestro servicio de lavandería limpia y procesa toda la ropa de cama a unos 70º C, una práctica reconocida que previene la aparición de los chinches de cama”. La compañía indicó que “en este caso parece que los chinches fueron portados a bordo por algún cliente que había habido antes y se encontraron en zonas distintas a la de la propia cama”. También indican que los chinches ya han sido erradicados.

De todas formas algunos viajeros siguen preocupados. “Hemos tenido de 20 a 25 llamadas diarias” de clientes preocupados, dice Jai George de cruisenetwork.com de Raleigh, Carolina del Norte, una empresa especializada en la organización de cruceros.

Charles Kelley un médico y ejectuvo de Outrigger Enterprises Inc., que posee y regenta 46 hoteles en Hawai, el Pacífico Sur y Australia, es uno de los raros hoteleros que desea discutir el problema de los chinches de cama de forma abierta. Mantiene un bote con chinches muertos en una de las estanterías de su oficina. Lo usa para entrenar a sus empleados, para enseñarles cómo son los chinches. El Dr. Kelley dice que las compañías pueden prevenir las demandas que puedan ponerles sus clientes. Pero, nos dice, “ninguna cadena hotelera quiere hablar de ello”.

El pasado mes, una familia demandó el Hotel Days Inn en Ottawa. Su demanda fue presentada en la Corte Superior de Justicia de Notario e, indica, que en Julio de 2003 se levantaron a las 05:30 horas y encontraron docenas de chinches de cama caminando por las sábanas. Desde entonces han sido “incapaces de participar en actividades sociales o de recreo al menos al nivel en el que lo hacían antes del incidente”, según consta en su demanda. También, dice la demanda, que han gastado dinero en fumigantes y otros gastos derivados del episodio.

David Young, abogado del Hotel, dice que el Hotel no tenían ninguna queja previa. También nos indicó que no quería hacer ningún otro comentario mientras continuara la investigación.

En febrero dos mujeres de Carolina del Norte demandaron en la Corte Superior del Condado de Durham al Hotel Days Inn y uno de sus hoteles franquiciados por alquilarles una habitación el pasado año en Durham, Carolina del Norte. Cuando la pareja fueron a la recepción del Hotel para protestar, el recepcionista “se puso muy nervioso, cogió un bolígrafo y apuntándolas con él de forma amenazadora les dijo que cogieran otra habitación o se largaran”. Demandan al Hotel por daños valorados en más de 10.000 $ cada una, más gastos.

Un abogado que representa al Hotel franquiciado, C. Scott Holmes, dice que no puede comentar nada debido a lo reciente de la demanda. Days Inn del grupo Cendant Corp., declinó hacer comentarios.

Algunas personas indican que se habla demasiado de los chinches de cama, en parte por demandantes poco escrupulosos. Thomas Jones, un profesor de la Escuela de Hostelería de Universidad de Nevada Las Vegas, dice que las reclamaciones por presencia de chinches de cama son de los fraudes más importantes que se perpetran contra hoteles.

A principios del siglo XX, las herramientas de las que disponíamos para eliminar chinches de cama, eran crudas pero efectivas. Una guía para el control de chinches de cama de la década de 1920 indica que se deben tratar los colchones con gasolina de alta graduación. Una guía d 1935 prescribía el uso de cianuro cálcico.

Para el control de los chinches de cama se encontró un remedio ideal, el DDT sobre todo cuando se popularizó su usó allá por las años 1940. Pero se prohibió su uso en 1972. La EPA (Environmental Protection Agency) recientemente prohibió el uso de dos organofosforados que funcionaban muy bien para el control de chinches de cama, por su potencial efecto sobre las personas. Además, hoy en día, mucha gente ha decidido, al menos, limitar el uso de plaguicidas, especialmente si se han de tratar las camas donde luego dormirán.

La EPA indica que existen 673 plaguicidas registrados y todavía aptos para uso en el control de chinches de cama. Pero Michael Potter, un entomólogo de la Universidad de Kentucky, indica que son menos efectivos que los plaguicidas que se usaban antes.

El Dr. Potter que guarda una colección de material histórico sobre los chinches de cama, nos dijo que una de las primeras referencias sobre esta plaga en la literatura está en “Las Nubes” escrito por Aristófanes en el año 423 a.C.

Cuando Sócrates dice a Estrepsiades que ponga un diván en la habitación, Estrepsiades responde “pero si los chinches de cama no me dejarán traerlo”. En otro episodio, Estrepsiades dice que los chinches le están empujando.

El resurgimiento que se detecta hoy en día de esta plaga asusta, incluso, a expertos en chinches. Gary Bennett, un profesor de entomología urbana de la Universidad de Purdue, ha estudiado insectos durante más de 50 años y nos dijo que jamás había visto un solo caso de chinche de cama hasta hace relativamente poco. Nunca pensó que era una plaga importante pero cambió de opinión el pasado año cuando uno de sus estudiantes fue mordido en un Hotel en Salt Lake City “Sabes que las plagas están creciendo cuando alguien del departamento de entomología tiene chinches de cama”, dice el Dr. Bennett.

Este artículo fue escrito por Avery Johnson y se publicó originalmente en The Wall Street Journal el 21 de Abril de 2005

Comments are closed.

SERVICIOS DEPEC, S.L.
NENA CASAS, 71 08017 BARCELONA    |     MONTSENY 9 - 17458 GIRONA    |     MAELLA 1, 1º 1ª - 50015 ZARAGOZA    |     PINTORES 2, P.I. URTINSA - 28923 ALCORCÓN
Mapa web | Legal
©Depec 2016

934050140